¿Te encuentras confundido, con necesidad de cambios o ansioso por que suceda algo diferente?

¿Sabes que tienes todo para ser tu mejor versión, pero te aterra comenzar a serlo?

En este artículo te cuento sobre un concepto a tener en cuenta cada vez que tomes decisiones y te observes a ti mismo.

 

INDICE

 

Introducción

¿Qué es la autorreferencia?

¿Qué es vivir en autorreferencia?

¿Cómo comenzar a vivir en autorreferencia?

¿Cuándo te vuelves experto de tu vida?

 

 

Te confieso que muchas veces sueño despierta con un mundo unido. Tengo claro que es imposible que un mundo unido se logre imponiendo, reglando, clasificando o reclamando.

 

A veces imagino con cómo sería ese mundo convergente y en unidad.

 

Y pienso que, seriamos personas que en vez de enfocarnos en lo que nos separa, nos enfocaríamos en lo que nos une, respetando las diferencias.

 

Tendríamos claro que somos unidad, que todos somos lo mismo.

 

Pienso en las formas de  lograr eso. Y siempre llego a las mismas conclusiones. No se logra imponiéndolo, sino con  una decisión interna y personal.

 

La unión no puede venir de fuera, no puede ser algo externo. Lo que pasa en el mundo, no es diferente a lo que sucede en mi vida particular y en mi interior.

 

 

Por eso entiendo que, si cada persona lograra amarse completa, viviríamos en un mundo unido.

Sí, de tan simple es inmensamente complejo. 

Que cada persona acepte sus errores, defectos, conflictos internos. Tanto como con sus propias virtudes, habilidades y capacidades.

 

 

Si prestamos atención, portamos los defectos y virtudes perfectas cada uno para transitar y crecer.

 

Hoy entiendo la vida como un camino de continua transformación.

 

No es casual tu conflicto, tu problema, tus habilidades y virtudes. Son herramientas para tu camino. Todas ellas.

 

En ese mundo unido, cada persona amaría tanto sus problemas como sus logros, sus días buenos como los malos.

 

Amaríamos sentir tristeza y alegría por igual.

 

Aceptaríamos a todas esas personas de quienes nos quejamos y criticamos, porque entenderíamos que son nuestro propio reflejo de la sombra que no hemos integrado.

 

Estos años he comprendido que si no integramos lo que nos desagrada de nosotros mismos, nada cambia allí fuera.

 

 

Por esto es que considero que el autoconocimiento, la autorreferencia son decisiones internas que cambian el mundo

 

 

 

Son formas de transitar el camino y quien las elija podrá integrar individualmente lo que conjuntamente no podemos.

 

Este camino es uno de los más incómodos, yo lo llamo la revolución silenciosa e individual.

 

La revolución silenciosa del autoconocimiento y autoconciencia es el camino donde cada uno comienza a amar su propia mierda y hacer abono de ella.

 

Ve en el otro sus propios errores y los integra en su propia vida para aprender.

 

Asume que es parte de todo y que todo es parte de uno.

 

Sabemos que al poner conciencia, al parar y observar desde fuera de nuestra mente programada, uno comienza a salir de los comportamientos automáticos.

Comenzar a sentir y actuar con conciencia.

 

Ya les he contado mucho acerca del piloto automático, hoy les escribo sobre una forma más de salir de él, y es usando la autorreferencia cotidianamente.

 

Sabemos, que el autoconocimiento es tener consciencia de lo que somos, nuestro valor, rasgos de personalidad, maneras de actuar y comportarnos.

 

 

Nuestros intereses sobre la vida, conocer nuestros miedos y angustias, las felicidades y pasiones, las destrezas y habilidades, nuestros conocimientos.

 

 

Para cada quien autoconocerse es diferente. Va a depender de creencias, condicionamientos o referencias que elija. Pueden ser científicas, filosóficas, lógicas, religiosas, espirituales, etc.

 

 

En desaprender a ver desarrollamos el autoconocimiento como ese hilo conductor, ese proceso que se inicia para lograr el éxito en todas las áreas de tu vida.

 

 

En tu camino de autoconocimiento, utilices la herramienta que utilices, la autorreferencia es una que todos deberíamos tener presente.

 

 

 

¿Qué es la autorreferencia?

 

 

Es la habilidad que tenemos como personas de auto-observarnos, para referirnos a nosotros mismos y evaluar nuestra propia vida.

 

Una persona con autorreferencia es capaz de cuestionar sus creencias, verlas y saber que son solo eso, creencias, y no la verdad.

 

Autorreferencia es pasar todo por mi propio interior, dando lugar a sentir que me pasa con cada circunstancia.

 

Autorreferencia es una de las capacidades que se pone en juego en la revolución silenciosa e individual.

 

Lo opuesto de autorreferencia es ver y actuar según la referencia externa. Ver a través de lo establecido, de nuestras creencias y formas aprendidas de pensar, sentir y actuar.

 

 

El camino de autorreferencia es un continuo desaprender, una continua observación y escucha hacia uno mismo.

Elegir, decidir y cambiar en autorreferencia es el resultado de autoconocernos.

Es un proceso de observarnos y analizarnos para re-descubrirnos.

 

 

Ser conscientes de que lo conocido y aprendido no siempre es la mejor opción para cada uno.

 

Para lograr esto, hay que darse el permiso de cuestionarse su propia vida, algo muy incómodo por cierto.

 

Pero es el único camino a la verdadera libertad y a una vida lo más coherente posible… Ya que la coherencia es un ideal y como tal no existe.

 

 

¿Qué es vivir en autorreferencia?

 

 

Entiendo que no existe la exclusiva autorreferencia, de ser así sería patológico. Siempre hablo de un equilibro sano para autoconocernos.

 

Cabe aclarar, que no busco la autorreferencia absoluta, sino usarla como una herramienta cotidiana para autoindagarme y escuchar que me va sucediendo con mis circunstancias.

 

A mi entender, somos seres que vivimos en continua relación con otros, somos parte de un sistema y nos vinculamos constantemente.

 

Para este momento de la vida, donde sobra información y conocimiento, invito a probar la autorreferencia.

 

Esta propuesta de vivir en autorreferencia es para  tener un enfoque claro, un hacia dónde.

 

Es útil para que dejes de estar perdido y buscando cosas sinsentido. Para que logres hacer tu “curación de contenido”, de tu propia experiencia.

 

Vivir en autorreferencia es darte lugar a observarte, aceptar y no juzgar tu vida.

Dar lugar a la continua revolución silenciosa que cada uno se permite transitar.

 

Vivir en autorreferencia es una filosofía de vida, es una decisión que se asume con conciencia.

 

¿Para qué? Para desaprender, para reaprender todo lo que te han enseñado y redefinirlo bajo tu propia experiencia.

 

Vivir en autoreferencia es asumir responsabilidad interna, ver la vida como un continuo aprendizaje, mientras disfruto de lo que verdaderamente deseo.

 

 

No sabemos elegir, ni decidir en autorreferencia y es el mayor error que se observa en los procesos de cambios y transformación.

 

Ya que solemos elegir según lo impuesto, lo que se espera que hagamos.

 

Somos adictos a que nos digan qué y cómo hacer todo.

 

Es nuestro cerebro quien no tolera la incertidumbre, ni el “no sé”. Pone nombres y clasifica todo rápidamente.

 

Al no conocernos a nosotros mismos, no saber cuestionarnos, no saber que dicen nuestras emociones, ni nuestro cuerpo.

 

No comprendemos porque actuamos como actuamos en determinadas ocasiones. Seguimos haciendo lo ya conocido, lo establecido, por no saber hacerlo diferente.

 

Por ejemplo, en mi vida ya experimente que es estudiar y trabajar de lo que amo, trabajar de lo que no gusta 6 días a la semana durante años para pagar un departamento, un piso, actividades semanales, mis viajes y todo lo material que consumía. Persiguiendo metas y objetivos que en realidad no eran propios, aunque me gustaban.

 

Actualmente, por haber pasado un proceso de autorreferencia es que estoy explorando varias opciones nuevas de vida.

 

Estoy permitiéndome transitar la incertidumbre, los “no sé”, las dudas, el miedo, y emociones que jamás había experimentado como el extrañar personas, actividades, lugares, emociones, comidas…

Soltar muchas de mis etiquetas me mostró más cerca mi esencia.

 

¿Cómo comenzar a vivir en autorreferencia?

 

 

Aceptar que todo lo que sabemos es aprendido, que es solo una opción entre muchas.

 

Comenzar a observarnos, ser sinceros con nosotros mismos.

 

Al comenzar a practicar la autorreferencia aparece el miedo de lastimar a los demás…

“Si hago esto dejarán de quererme”

“Si hago aquello voy a hacer mucho daño”

“Si hago esto, pierdo reconocimiento”

“Si hago esto, ya no pertenezco a ese grupo”

 

Y ahí están las voces externas que dicen que y como hacer, puedo moderarme y continuar en el “deber ser” o me atrevo a ser yo mismo.

 

Animarme a no saber cómo ser yo.

A que la incertidumbre sea la única certeza.

 

El adulto llama prueba/error a la exploración. Aunque sabemos teóricamente que la única forma de aprender es experimentando, tenemos un miedo atroz a hacerlo.

 

Esto es coherente ya que en nuestra sociedad solo reconocen y dan recompensas a lo que sale bien y está dentro de ciertos parámetros.

 

Parece que si haces el bien obtienes recompensa y si haces mal castigo. Y aunque comprendemos estos conceptos y creamos que no somos víctimas de ellos, inconscientemente nos manejan.

 

Hasta en el simple hecho de las calificaciones de cualquier competencia deportiva, las evaluaciones están basadas en su mayoría por bien o mal según el parámetro externo impuesto.

 

Esto no es para revelarnos, sino para comprender porque nuestra mente tiene tanto miedo al error, tanto miedo a los cambios, tantas inseguridades en nuestras nuevas experiencias.

 

Nuestra mente siempre busca la seguridad y lo conocido porque tiene una respuesta.

 

Pero es importante que comprendas que no eres solo tu mente, no eres tus pensamientos.

 

Y esto solo lo puedes comprender practicando.

 

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer para comenzar a practicar la autorreferencia;

 

  • Decide si deseas hacerlo.
  • Dedica un tiempo a hacer ayudas memorias diarias, anotaciones.
  • Practica salir del piloto automático, estando más presente.
  • Aumenta tu reflexión y auto-indagación siempre que puedas.
  • Pasa tiempo de calidad contigo (escribe, haz actividades de entrenamiento o relajación. Esto es muy personal y particular).
  • No evites ni quieras cambiar tus emociones.
  • Observa y siente sin juzgar.

 

¿Cuándo te vuelves experto de tu vida?

 

 

 

Cuando decides transitar la revolución silenciosa e individual, comienzas a conquistar áreas y territorios desconocidos. En ese momento te vuelves experto de tu vida y es cuando comienza el verdadero cambio de paradigma.

 

 

 

Te vuelves un experto, cuando logras amarte completo.

 

Cuando amas tanto tus defectos, errores, conflictos como tus habilidades, virtudes y éxitos.

 

Cuando sabes dónde estás y hacia donde te diriges.

 

Cuando asumes responsabilidad de tu vida y te atreves a ser.

 

Cuando cada experiencia te expande.

 

Cuando aceptas cada emoción tal y como es.

 

Cuando puedes observarte con compasión.

 

Cuando asumes que tus relaciones son un reflejo interno y te animas a transitarlas sinceramente.

 

Cuando estas en paz en medio de la montaña o en pleno caos de la ciudad.

 

Cuando vives el INSTANTE ACORDE, ese instante donde hay coherencia entre lo que sucede y tu sentir. Sin juzgar, sin evitar, solo transitar.

 

Y todo esto es un camino, es una forma de transitar la vida, es una opción entre miles.

 

Lo que logras gracias al autoconocimiento, gracias a la autoconciencia y a esta hermosa capacidad de autorreferencia, es tu propio camino.

 

Esos anteojos internos de cada ser humano que hay que entrenar cotidianamente.

 

 

¿Y tú?

 

¿Cuándo te volverás experto de tu vida?

 

¿Qué haces para lograrlo?

 

¿Qué crees que aporta la autorreferencia a tu vida?

 

 

 

 

Compartir te expande!!

 

Te abrazo!

 

E Noelia