Si, te deseo más caos.

No estoy loca, si quieres comprender para que sirven nuestros conflictos, nuestro caos, no dejes de leer y comentar si te ha servido el artículo.

 

Desaprender el caos y el conflicto es a mí entender una urgencia.

 

Gracias al caos y a nuestros conflictos evolucionamos y crecemos.

Pensemos, si la constante de la vida sobre la tierra es el cambio y la transformación, ¿Por qué tenemos miedo?

Hoy te comparto mi comprensión del porque y para que este miedo. Quiero compartir mi comprensión, mi experiencia de forma sencilla.

 

Seguramente has escuchado o leído algunas de estas frases y reflexiones.

“Tus conflictos son una oportunidad”

“Hace de tus problema tu solución”

“El defecto te entrena para una nueva virtud”

“Las crisis son una gran oportunidad”

 

Este concepto de que nuestros conflictos, nuestros errores, problemas y defectos vienen a entrenar nuestras habilidades y a desafiar nuestras capacidades, me atrapo hace ya varios años.

Me llamaba la atención porque sabemos que crecemos gracias al conflicto, pero ¿para qué lo evitamos? ¿Será que tenemos miedo a crecer? ¿Será que nadie nos enseño a transitar un conflicto?

 

Siempre tuve certeza que las cosas “negativas” en nuestra vida tenían un propósito y hoy puedo comprender.

 

Voy a intentar compartir mi experiencia y reflexión del tema.

Antes de comenzar, saber que mezclo muchas disciplinas que fueron las que me dieron respuesta a mis preguntas como, biología no lineal, epigenética conductual, física cuántica, lógica global convergente y la mezcla de ellas.

 

Bien, ¿qué nos pasa internamente ante el caos o el conflicto?

• Sabemos que cada vez que tenemos un conflicto, lo primero que nos pasa consciente o inconscientemente, es que le pongo una etiqueta, lo valoramos como bueno o malo.

• Eso me genera una química interna, que lo expreso como emoción.

• Esto me trae pensamientos repetitivos y constates sobre el tema, nos enfocamos en eso, lo hablamos, lo tenemos presente todo el tiempo.

• ¿Porque? Porque instintivamente queremos resolverlo, queremos tratar de solucionarlo cuanto antes.

Comprender que nos pasa internamente cuando un conflicto llega a nuestra vida es la clave para poder aprovecharlo.

Es eso lo que hoy quiero compartir contigo.

Que juntos podamos comprender al caos y al conflicto para transformarlos en crecimiento y oportunidad.

Si pensamos un momento, nadie se pone feliz cuando llega el caos o el conflicto a nuestra vida. ¡Que genial tengo un conflicto! No, no pasa esto.

Lo que sucede es que reaccionamos y “sabemos internamente” que esto es negativo y como es negativo lo quiero eliminar, lo rechazo de mi vida, quiero una solución ya.

No lo queremos, en ese primer instante es imposible verlo como una oportunidad.

Esto básicamente nos pasa a todos al tener un conflicto delante. Son respuestas naturales que no vale la pena querer controlar ni tampoco querer eliminar o interrumpir el proceso.

Algo que esta de moda y que a mi comprender no nos favorece en este momento, es por ejemplo querer controlar esos pensamientos negativos y transformarlos en positivos. Eso lo que hace es negar mi naturaleza humana.

El pensamiento negativo tiene su función en ese momento, crear una nueva neurología. Por eso, más que controlarlo y cambiarlo, hay que observar y comprender.

Por eso a modo de explicación voy a dividir en etapas lo que nos va sucediendo internamente cuando llega un conflicto a nuestra vida.

Porque como dijimos lo importante es comprender, para luego poder hacer algo diferente con ello.

 

Al comprender este hermoso proceso, poco a poco dejamos de querer controlar todo a nuestro alrededor y comenzamos a ver el PARA QUE de lo que nos pasa.

Comenzamos a comprender que sentirnos una la mierda tiene su función, y lo más importante, que tiene su propósito.

Muy bien, vamos a ver qué nos pasa internamente ante un conflicto, como son esas etapas internas y automáticas.

 

1. La etapa de valoración del conflicto, problema o error.

 

Como dijimos antes, en el inicio de un conflicto o de una situación de caos en nuestra vida es imposible ponernos felices por ello. O al menos por ahora con nuestro nivel de conciencia, quizás en un futuro los festejemos.

En la vida real, la primera sensación de tener un conflicto es terrible. Quisiéramos que no nos esté pasando, me enojo, me da miedo, me da inseguridad, genera ansiedad, etc.

Fuimos viendo que esto es una respuesta inconsciente, es un comportamiento natural y reactivo como ser humano.

No deseamos el caos, evitamos los conflictos por nuestras programaciones.

Internamente nuestra mente cree, por su propia experiencia, que voy a morir ante este impacto, ante esta situación, ante este problema, ante este conflicto ya que no tiene la solución.

Pero, ¿Que son nuestras programaciones?

Es importante comprender y recordar porque vemos como negativo nuestros conflictos o errores. Porque los evitamos y porque nos genera todo lo que nos generan.

Tenemos dos tipos de programación como seres humanos que somos.

Una programación filogenética, que es toda aquella información desde el primer individuo vivo en la tierra hasta el día de hoy. Y una programación ontogenética, que es aquella desde que fuimos concebidos hasta la fecha.

Imagina que inconscientemente ante una experiencia, tu mente en cuestión de milisegundos relaciona toda la evolución de la vida sobre la tierra y toda tu historia como individuo y te hace actuar de determinada forma ante esa experiencia. Guau, increíble ¿no?

Esas programaciones tienen diferentes nombres según la disciplina que las estudies, yo las voy a llamar Programa Biológico.

Estos Programas Biológicos, son una función de nuestra biología (esto involucra psique, cerebro, cuerpo) que se activa para darnos un tipo de respuesta útil para un desafío en un ambiente dado.

Esos mecanismos inconscientes se activan ante cualquier evento. Estos pueden ir desde perder un objeto, que se te caigan y rompan los huevos o que se queme la heladera, hasta algo más complejo como que te despidan del trabajo, una enfermedad o la muerte de alguien querido.

Con ello quiero decir que estos programas van de muy leves a graves, y que de eso va a depender el curso y la duración del proceso.

Pero sigamos avanzando.

 

2. Química interna que genera nuestras emociones

 

Bien una vez que tengo el conflicto y lo valoro como bueno o malo según la programación y la biología, este va a comenzar a generar nueva neurología, nuevas conexiones que puedan incluir esa situación.

Va a comenzar un movimiento químico que va a ir estructurando e informando a todas las otras redes que ya tengo para que tengan anticipación ante esa situación la próxima vez.

Ese movimiento químico lo observamos mediante nuestras emociones, enojo, frustración, miedo, inseguridad, ansiedad, depresión, negación, desvalorización, esa sensación de no valgo nada me merezco lo peor, no voy a lograr solucionar esto, y todo lo que sientas antes el caos y el conflicto.

 

3. Pensamientos repetitivos

 

Al mismo tiempo, sucede que nuestros pensamientos se repiten y se enfocan en el problema, justamente para el armado de neurología.

Aquí aparece la típica tormenta de ideas que surge ante un conflicto, la mente no para.

Comienzo a pensar ¿porque a mí?, ¿ahora que hago?, se viene a mi mente lo peor de lo que puede suceder, me autocastigo, autoboicot, autoexigencia, desvalorización, etc.

Nuestro cerebro comienza a armar bocetos de posibles soluciones con esa lluvia de pensamientos. Los arma parte por parte, pedacito por pedacito, gracias a esos pensamientos repetitivos.

Es por esto que si queremos ver los conflictos como oportunidades, deberíamos transitar estas etapas, estos pasos biológicos y naturales.

 

¿Qué quiero decir con esto? Cada etapa, nos ayuda a obtener más aptitudes, nos van puliendo nuestras habilidades.

Lo mágico, es que al saber que esto es natural, ya no voy a querer eliminar esas emociones y pensamientos. Voy a comprender cada vez más el PARA QUE de cada conflicto, porque puedo observar otra cosa en ellos.

 

Comprendiendo como funcionamos, logramos obtener esas nuevas habilidades que nos trae ese conflicto en particular.

Comprendo que esas emociones y esos pensamientos son parte de un proceso natural como ser humano. Que son funcional.

Y observar en cada uno, que por ejemplo, el miedo me paraliza o me activa, que la ansiedad me saca del momento presente, me lleva a otro lugar, que el enojo me hace expresar de determinada forma, y así con cada emoción y pensamiento.

4. Buscar la solución

 

Bien, seguimos con la otra etapa que surge.

Naturalmente queremos tratar de solucionar el conflicto, problema o error.

Como me incomoda tanto, lo único que quiero es dejar de sentirme así. Dejar de tener este conflicto como sea y lo más fácil que tengo son mis viejas soluciones o las viejas soluciones de alguien que paso por eso.

Y ahí es donde queremos resolver basándonos en las experiencias pasadas. Es en este punto donde podemos tomar una oportunidad para lo nuevo.

Es en este instante donde podemos desaprender.

 

Si, este punto esta genial, es aquí donde podemos hacerlo distinto, donde deberíamos parar, observar, ordenar y escribir.

 

 

¿Cómo escribir? ¿Cómo describir un conflicto para ayudar a crear más neurología y disminuir los tiempos de proceso y crecer? ¿Cómo desaprender?

-Poner fecha.

-Describir el conflicto.

-Describir como fue mi comportamiento, que hice, que sentí, que pensé y que dije.

-Redefinir palabras claves y preguntarnos ¿para que este conflicto? ¿Qué tengo que aprender de esto?

Tomarnos este tiempo. No hace falta que sea en el instante que sucede, sino una vez que podamos respirar y observar nos va a ayudar para el armado de la neurología y el desarrollo.

Además obtengo una mirada y conciencia más amplia y disminuyo el tiempo de proceso.

Ojo! En tu vida real, vas a resolver como puedas, como te salga y esta bien. Pero hacer este trabajo de habilitar la pregunta y observar el para que me pasa esto, es el primer paso de comprensión. Te puedo asegurar.

 

NO ESPERES RESOLVER DIFERENTE EN EL PRIMER MOMENTO.

Asumir mis conflictos como oportunidades lleva de un entrenamiento y una decisión interna. Comprender esto es solo el primer paso.

Llevar un diario con este registro es de gran ayuda, pruébalo y me cuentas.

 

Mayormente tenemos dos tipos de comportamientos ante un conflicto, uno más reflexivo y para dentro, modo pasivo y otro más abierto, para afuera más de acción.

 

Esto es importante poder percibir como me comporto con cada conflicto. Con el tiempo y gracias a los registros escritos o a la observación voy a saber cómo dar función a mis conflictos.

 

  • Cuando estoy más activo, voy a tener la posibilidad y oportunidad de focalizar en un proyecto o una meta personal.

 

Ejemplo: Mi jefe me pide dar una charla en mi trabajo para mis compañeros sobre un tema en el que soy buena.

Conflicto interno; desvalorización, no puedo, es que yo no estoy preparada, lo voy a hacer mal. Autoexigencia, tengo que dar la mejor charla para que todos me valoren.

Mi comportamiento (activo) me genera adrenalina, miedo, ansiedad, comienzo a preparar en mi mente como será la charla, se vienen pensamientos negativos, pero a la vez estudio, me pongo en acción, me preparo, paso del conflicto a la oportunidad.

Le digo que si a mi jefe, acepto la propuesta.

Al pasar la charla, observo todo lo que aprendí, todo lo que me dejo.

 

  • Cuando estoy más reflexivo y pasivo, voy a estar en un buen momento para revisar, replantear y actualizar lo actual, ordenar lo que hay.

 

Ejemplo; Mi jefe me pide dar una charla en mi trabajo para mis compañeros sobre un tema en el que soy buena.

Conflicto interno; desvalorización, no puedo, es que yo no estoy preparada, lo voy a hacer mal. Autoexigencia, tengo que dar la mejor charla para que todos me valoren.

Mi comportamiento; (pasivo y reflexivo) me genera angustia, siempre me pasa lo mismo no sentirme capaz, me enojo, me autoboicoteo con jamás lo lograras. Me observo con todo eso y ordeno mi sentir, ¿para qué siento esto? Voy a ordenar mi conocimiento y la próxima vez lo hago. Comienzo a entrenar en mis habilidades de comunicación, me inscribo en un curso o leo un blog que me ayude o un libro, comienzo a desarrollar una nueva habilidad.

Le digo que no a mi jefe, rechazo hoy la propuesta. Le pido un tiempo para prepararme.

Observo todo lo que aprendí, todo lo que me dejo.

Tanto esté activo como so estoy reflexivo o pasivo, es una oportunidad para transitar el conflicto.

En el ejemplo de mi propia crisis existencial y de identidad, tuve ambos comportamientos en diferentes momentos. En una primera etapa más reflexiva, pasiva y en una segunda etapa con la necesidad de accionar, de desarrollar mí proyecto personal. Y así con cada conflicto por pequeño o grande que sea.

 

 

Cada vez que atravesamos un conflicto se abren posibilidades, oportunidades como iniciar un proyecto personal, como cumplir una meta o desarrollar una habilidad.

 

 

Si paramos a observar la historia de la vida en la tierra, comprendemos que es el caos y nuestros conflictos los que abren oportunidades.

Que realmente tenemos miedo a aprender, porque aprender es equivocarse y equivocarse nos angustia.

El problema no es el conflictos, sino que nos han enseñado que son “malos”, que hay evitarlos o mucho peor ignorarlos.

Es por eso no tenemos herramientas para poder transitarlos como oportunidades de desarrollo y crecimiento.

 

Gracias al caos se crea orden, gracias al desorden de crea un orden mayor, este es el concepto de entropía.

Entropía es la magnitud física para medir el caos, desorden o parte de la energía que no se puede usar.

En griego es evolución y transformación.

 

El universo siempre aumenta la entropía, osea tiende al desorden y caos. ¿Para qué? Para que cada vez haya un orden mayor.

 

Debemos, CADA UNO INDIVIDUALMENTE, aprender a trasformar el caos en orden si deseamos evolución.

El único camino de crecimiento es transitando el caos, el conflicto. ¿Ahora entiendes el título del artículo?

“Por una vida con más caos”

Porque en el caos entrenamos, evolucionamos y nos transformamos.

Si eres una persona que se viene planteando un cambio, anímate a empezar a desaprender tus conflictos. Soltar esas definiciones viejas que no suman y animarse a hacerlo distinto.

 

 

Aprender a querer el caos, el conflicto, los problemas sería un buen comienzo.

 

 

Nuestros Programas Biológicos se activan para movernos a reflexionar o actuar. El inconveniente, es que generalmente no estamos entrenados para ver la oportunidad.

 

Nos quedamos muy atados a la química interna, a las emociones y pensamientos que se generan, sin ver el potencial en ello.

 

Hoy ya tenemos más herramientas para jugar e intentar comenzar a TRANSITAR DISTINTO, DEJAR DE EVITAR Y QUERER SOLUCIONAR.

TENEMOS HERRAMIENTAS PARA COMENZAR A INTEGRAR CADA CONFLICTO, VER EL PARA QUE SE ME REPITE, EL PARA QUE ESTA EN MI VIDA, EMPEZAR A DESAPRENDER A VER EL CAOS QUE SE GENERAN EN MI VIDA.

Comprender que a mayor caos, se genera un mayor desorden y que trae finalmente como consecuencia una evolución hacia un orden mayor.

Aquí deberíamos soltar el propósito de solo querer ser feliz. Animarnos a ser feliz con nuestros conflictos ya que ellos nos llevaran a otro lugar.

 

Aprender a ser feliz en el caos en el proceso no es fácil, pero con comenzar a nombrarlo es un gran paso.

 

Ante un conflicto, más posibilidades de desarrollas habilidades, de crear neurología, de crecer, evolucionar y ampliar conciencia.

Hoy sabemos que es posible pasar del caos y el conflictos a oportunidades. Esta en ti como lo transites.

!Que tengas un hermoso caos!

 

Te dejo ejercicios para pasar a la acción y dar el primer paso.

Seguir el paso a paso con algún conflicto que hayas tenido últimamente. Que puedas parar, observar, ordenar y escribir como te conté. Es más fácil comenzar a practicar con conflictos pasados.

Que puedas observar para que se repite ese conflicto y que habilidades te va dejando.

Una gran actividad para obtener y reconocer nuestras habilidades y destrezas, es hacer una linea del tiempo de nuestros caos, nuestros errores, nuestros conflictos y enfocarnos en lo que nos dejo de aprendizaje.

Y preguntar; ¿Para que me esta preparando todo esto?

Como siempre digo, si tu ego aun no te deja mostrarte, puedes escribir anónimamente!! Engañaremos a tu ego, mientras tu alma, tu parte más sabia, tu consciencia original sana y te alineas cada vez más a tu propósito.

Compartir te expande!!

Te abrazo!

E Noelia