¿Ves a tus conflictos como problemas a resolver, a eliminar o cambiar?

No te pierdas este artículo, donde te cuento como desaprender a ver tu des-valorización y empezar hoy mismo a ser mas apto.

Solemos poner connotación negativa a todo lo que no nos gusta transitar ni asumir.

Podes encontrar muchísimos artículos e información donde te enseñan a cambiar tu autoestima, aumentarla, a eliminar de una vez y para siempre tu desvalorización, artículos para eliminar el miedo, para eliminar las relaciones toxicas y todo lo que no nos gusta transitar y menos asumir responsabilidad.

 

Hoy te propongo desaprender a ver nuestros conflictos:

 

  1. Quitarles la connotación negativa
  2. Ver su gran función
  3. Accionar para transformarnos

Porque el principal problema es ver a nuestros conflictos como problemas. Hoy te muestro los seis pasos para transformar uno de nuestros conflictos; nuestra desvalorización.

¿Desvalorización laboral, personal, sexual o de relaciones?
Genial, hoy veremos cómo transformarla, y obtener el potencial oculto en ellas.

Si!! Sonríe, porque sentirse una mierda, tiene una gran función en todos nosotros. Y es de gran ayuda. La función de la des-valorización es hacernos más aptos, en el área, habilidad, destreza, meta u objetivo que no valoramos de nosotros mismos.

Pero vamos paso a paso a comprender esto…

La desvalorización es una sensación, un estado de ánimo. Esa sensación de no tener valor necesario, en algún área o habilidad.

Desde el inicio de la vida en la tierra los seres humanos, nos hemos comparado, nos hemos comportado para ser aceptados y amados en comunidad. Por lo que no sentirse con suficiente valor en alguna área o habilidad es totalmente natural y biológica.

Si observamos la historia, gracias a no sentirnos con valor, es que nos preparamos, entrenamos y creamos nuevas habilidades.

Por ejemplo, si alguien siente totalmente valorado en determinada habilidad o área, no hace nada para mejorar, no tiene motivación para mejorar porque su valorización es la ideal.

 

Entonces vamos a ver a la des-valorización como el paso previo a ser más aptos, que nos prepara para mayor habilidad.

 

Sin darnos cuenta, utilizamos nuestra des-valorización como excusa para no iniciar, para no hacer, para no emprender, no animarse, para quedarnos como estamos.

Si observamos, la des-valorización aparece en momentos donde hay que iniciar un desafío, un nuevo objetivo, una nueva actividad. En cualquier actividad, pequeña, cotidiana o desafiante donde todavía no estés del todo preparado.

 

Tenemos que comprender que no hay fórmulas mágicas para saber si uno está o no apto. Es en el mientras, es en el camino, es en el proceso que uno usa sus habilidades y las va puliendo.
NI ANTES, NI DESPUES.
Por esto es fundamental abrazar a tu des-valorización y el miedo que trae con ella para dar el primer paso hacia.

 

Entonces, la des-valorización, por lo contrario a lo que conocemos es justamente el paso que te avisa, que te hace ser consciente que en esa área o habilidad tienes más y más para dar y comenzar a pulir.

Te permite hacer consciente que necesitas más habilidades porque hay mucho potencial ahí.

Asique presta atención en donde te estas des-valorizando, porque te aseguro que hay mucho potencial, eso sí solo si te animas a transitar y pasar a la acción.

Cada vez que pase por tu cabeza, pensamientos como, “es que yo no puedo”, “me falta aprender”, “no soy capaz”, tenemos la posibilidad de parar y comprender la función de esos pensamientos que son justamente, llevarte a una mayor aptitud.

En definitiva la des-valorización te prepara para hacerte más apto en algún área que no sientas el valor optimo que deberías sentir. Por lo que desde aquí, es un motor que te ayuda a ser cada vez más apto en esa área o habilidad, en eso que no te sientes apto.

Las personas desvalorizadas somos expertas en poner expectativas y armar historias de cuando haga esto, de cuando logre aquello, pero muy pocas veces logramos concretar nuestros sueños. ¿Te ha pasado? Poner expectativas tan grandes, ver solo la finalidad y nunca dar el primer paso.

Por eso, lo más difícil es cuando estamos muy atados a ideales y expectativas enormes. Cuando esa sensación de no ser apto viene atada de algo irreal, fantasioso, y totalmente maravilloso.

Entonces por un lado tenemos esta sensación de no ser aptos, y por el otro una imagen mental de ser apto irreal. Ejemplo, “nunca, voy a lograr tener el mejor cuerpo en un mes”.

 

Tomar consciencia de que la des-valorización es un mensaje para desarrollar una habilidad, me avisa que ahí hay un potencial, una mayor aptitud.

Que me avisa cuando mi mente se asusta y me avisa que no lo haga, porque tiene miedo al error, a no tener las respuestas, miedo a lo nuevo.

 

Entonces, mi mente, me protege, poniéndome pensamientos de que “no lo lograras”, para ni siquiera empezar, mi mente por protección me deja sin acción ante lo nuevo.

Y además me hace compararme con ideales que no existen.

Por ejemplo quiero emprender un proyecto online, mi mente muy veloz, me trae los mejores emprendedores que han logrado cosas fabulosas, páginas web 5 estrellas y me hace ver que no voy a lograr eso, me hace sentir que no soy apta, y me convence para no empezar.

Es ahí donde hay que parar, comprender la función de esos pensamientos, tranquilizar a mi mente que muere de miedo porque es algo desconocido para ella, y soltar el ideal, no voy a empezar a emprender y tener una página 5 estrellas como esa persona que hace 10 años que está trabajando en ello.

Es ahí como me animo a dar el primer paso, investigar como lograr mis objetivos. Y ponerme una meta real, con el paso a paso. Ver como una persona comienza, aprender de sus errores, prepárame para el primer paso.

Si tú estás leyendo esto, hoy mismo puede iniciar a ser más apta, mas apto.

Estoy segura de que si piensas un poco, en algún área de tu vida te des-valorizas. Y te digo, buenísimo tienes mucho potencial oculto…

Suelta el ideal, enfócate en crear una meta real, y da el primer paso hoy.

 

Ponerte a investigar sobre personas que ya han logrado lo que te propones es un buen primer paso. Seguir blog de personas que han logrado ese objetivo que tienes, rodearte de gente en redes sociales que aporten información a esa meta, festejar cada paso y abrazar al miedo.

 

Con esto, ya has hecho algo maravilloso camino hacia tu potencial. Tiene el primer paso dado.

 

Te cuento 6 pasos para usar tu des-valorización a tu favor

 

Ya vimos que la des-valorización me avisa que hay mayor potencial, me hace pensar que no soy apto y mi mente me trae ideales (imagen que no existen) para dejarme sin acción. Vamos a ver cómo hacer funcional a ese sentimiento, a ese dialogo mental y a ese ideal.

  1. Parar
  2. Observar-te, escuchar-te, sentir-te
  3. Asumir
  4. Integrar
  5. Aceptar
  6. Accionar

Parar ese dialogo mental, de no puedo, de no soy capaz, no valgo, no merezco, no, no no… es un paso importante. Comprende que ese dialogo te avisa de que tu mente tiene miedo, pero que es justamente hacia donde tienen que ir porque hay mucho para pulir y potencial oculto.

Observa tu vida. ¿En qué áreas sentís que te falta valor propio? Escucharte como te hablas a ti mismo, es un gran ejercicio para ver donde te estas sacando valor. Sentir tus emociones, tus ganas, registrar esas actividades que siempre postergas iniciar, como te hacen sentir.

Asumir que eres el único responsable de darte valor, de ser cada vez más apto, y que la única forma es en el camino, que jamás vas a sentirte totalmente apto antes de iniciar un nuevo objetivo, meta o habilidad.

Integrar en tu vida cotidiana estrategias reales y concretas, para el paso a paso, comenzar en eso que te falta valor a transitarlo, a pulir a caminar el camino.

Aceptar que la des-valorización es un proceso natural, que te prepara para obtener mayor aptitud, aceptar que el dialogo en tu mente será el de “no puedo”, “no lo lograre”, “no soy bueno”, aceptar que es la forma de protegernos de nuestro cerebro ante el error, ante lo nuevo, ante la incertidumbre y ante el cambio de accionar hacia lo distinto. Aceptar que el ideal es irreal, no existe, solo es una imagen en mi cabeza.

Accionar hacia mi mayor aptitud, dar el primer paso a pesar de mi dialogo mental y mi imagen ideal. Accionar paso a paso concreto a mi objetivo real. Accionar y en el camino, en el proceso voy a ir puliendo y siendo cada vez más apto, no es sino en el hacer que veo la habilidad.

 

Algunos ejemplos personales para que puedas reaprender los tuyos

 

Aprender a observarnos es clave

Al parar, observar, asumir, integrar, aceptar y accionar mediante el desaprender mi propia desvalorización, me doy cuenta que ha usado varias mascaras diferentes.

Recordando que somos mitad energías femeninas y mitad masculinas, hoy identifico que.

Por un lado me era fácil dar, hacer, resolver, era fácil siempre ir para adelante, me era fácil tomar el control, autoexigirme y no pedir ayuda. Ser siempre resolutiva, adaptativa, por lo que mi energía masculina atada a “una máscara de falsa autoestima” de todo lo puedo, creyéndome imprescindible en lo que hacía, me volví experta en resolver la vida de los demás para nunca empezar por la mía ja ja ja.

Y por el otro lado en cuanto al recibir y el sentir me eran muy difíciles, estaba muy desconectada y no me sentía merecedora de ello. No me reconocía en mi rol femenino, no me veía hermosa, ni era amable conmigo misma. Mi energía femenina estaba atada a una máscara de “baja autoestima”, por lo que no valorizaba mis habilidades en estas áreas.

¿Des-valorización laboral, personal, sexual y de relaciones?

Por muchísimos filtros, traumas, experiencias, situaciones de nuestra niñez, vamos construyendo máscaras, capas y corazas para protegernos, para ser aceptados, para pertenecer. Ojo, estas experiencias no tienen que ser realmente traumáticas, sino que como niños las percibimos así. Desde la mirada adulta lo serian.

Y como adultos solo repetimos esas cuestiones sin darnos cuenta. Por esto la importancia de volver a observarnos, con ojos adultos y abrazarnos.

Voy a exagerar algunos ejemplos para que podamos identificar esa des-valorización en nuestra vida, acompañada de conductas por baja o falsa autoestima, por miedo, etc.

  • Empiezo a contarte mi desvalorización en las relaciones, durante mucho tiempo en mi vida al sentir interna e inconscientemente, que no tengo valor suficiente, me dedico a que me acepten, ayudo a todos a mí alrededor, siempre dispuesta, no puedo decir que no, lo mío nunca es importante. “Necesito que me dejen pertenecer”. Así es como nuestro inconsciente se maneja y nos maneja. No te castigues si esto te pasa, ya veremos cómo es un gran potencial! Y en definitiva ese rol de ayudador multiusos, te da herramientas para múltiples resoluciones de problemas. El ayudador tiene grandes habilidades.
  • Lo mismo en cuanto a mi desvalorización en la sexualidad, en mis inicios mis diálogos eran; me siento fea, gorda, no deseada, que no gusto a ningún hombre. Me comparaba con mujeres hermosas, con aquellas que la sociedad marcaba como ejemplo. Y elegí la máscara de la súper mujer, me muestro muy buena para que alguien fuera me valore y me diga lo buena que soy. Solo pienso en complacer al otro, “yo no me merezco placer”. Solo doy. Me niego a recibir, no soy lo suficientemente buena… En ese tiempo jamás podía relajarme y disfrutar con un otro. Ojo en ese momento, yo creía que sí y creía que eso era buen sexo, y que mi sexualidad en sentido amplio, iba fantástica. Este es un gran tema que voy a desarrollar en más adelante. Hay mucho que aprender de nuestra sexualidad, ya que está teñida por varios conflictos no solo la desvalorización.
  • Mi desvalorización en el área de trabajo y dinero fue una gran constante. Trabaje muchísimo para formarme, invertí en muchas capacitaciones, y jamás me considere lo suficientemente buena. Por lo que en paralelo no me sentí merecedora del dinero. Era la típica terapeuta de pasillo, que daba muchísimo conocimiento a todo el que lo necesitaba, y eso termino agotándome. Pero igualmente daba lo mejor, y pretendía superarme, tanto que buscaba trabajar con las mejores profesionales, era como que inconscientemente buscara sentirme la peor entre otras profesionales, y creía que jamás iba a llegar a ser como ellas.

Ni como estudiante, ni como profesional me sentí capaz de saber, nunca pude disfrutar ni valorar realmente todo lo que daba, hoy se el gran valor de todo lo que di, a cada paciente, a cada compañero, a cada persona. Y hoy puedo disfrutar de eso plenamente.

Cuanto me acompaño mi des-valorización, no puedo no agradecerle, siempre me invitaba a mejorar. Hoy veo lo excelente profesional que era en ese momento, y hoy mismo, no solo por mi conocimiento, experiencia sino por mis intenciones de ser cada vez más y más apta, para dar lo mejor y recibir lo mejor.

Como parte de una familia, de una sociedad o de cualquier grupo. Buscamos ser amados, respetados, queridos. Ser vistos, poder formar parte de algo, tener un valor dentro de un grupo, es una necesidad básica biológica de todo ser humano.

 

Desaprender a ver a la des-valorización, lograras salir del circulo que te impide hacer.

Como venimos diciendo, des-valorizarnos no es ni negativo ni positivo, simplemente es, nos pasa a todos en algún área, porque está en nuestro inconsciente como especie.

Te prepara para que puedas desarrollar nuevas funciones.

 

Pero OJO solo vemos el potencial cuando nos ponemos en acción!!
Porque la única forma de darle función a un conflicto es cuando lo desarrollo!!

Es momento de empezar a cuestionarnos en qué creemos y darnos cuenta las cosas que nos suceden. Y al actuar como actuamos.

La desvalorización no es un error ya que nos ayuda a avanzar. El error es evitarla y no darle función. Si aplicamos los seis pasos que hoy te comparto, la desvalorización es nuestro gran motor para avanzar hacia nuestros sueños.

Lo que te propongo es sacarle la valoración, sacarle la etiqueta de negativa, evitar clasificarla como buena o mala. Y quedarnos con que simplemente es una función más que tenemos como seres humanos.

Es momento de comprender qué nos aporta, para qué está en mi vida, es momento de mirar distinto. Reaprender a mirar neutro, para ampliar la mirada y re-crear tu vida.
Tomar a la desvalorización como ese motor que nos hace avanzar.

Claro está que para lograr esta mirada, debemos dejar de lamentarnos, de preguntarnos ¿Por qué a mí? Salir del rol de víctimas, y justificarnos todo el tiempo. Ese rol que nos hace observadores pasivos de nuestra vida, y que nada está en nuestras manos para poder transformarlo. Entonces niego lo que me pasa, excluyo y rechazo las opciones y nunca logro iniciar hacer algo para modificarlo, no acciono, quedándome en la queja y en la pasividad.

Si desaprendo a ver, voy a tomar todo como mi aprendizaje y lo voy a pasar por mi experiencia. No juzgo como bueno o malo, lo que me sucede y así asumo responsabilidad para poder trabajarlo, integro la desvalorización, la veo en mis días, no intento evitarla, acepto que me sucede, y doy el primer paso para darle función, acciono y soy autor de mi vida.

 

Para profundizar en estos pasos te invito a descargarte mi guía práctica gratuita, donde te explico paso a paso como hacerlo.

O contáctame y trabajemos juntos para encausar la desvalorización de cualquier área de tu vida.

Deja tu comentario. ¿Qué te pareció el artículo? ¿Te aporto valor? ¿En qué áreas de tu vida está presente la desvalorización? ¿En qué actividad vas a dar el primer paso hoy?

Como siempre digo, si tu ego aún no te deja mostrar tus errores, puedes escribir anónimamente. Engañaremos a tu ego, mientras tu alma, tu parte más sabia, tu consciencia original se sana y vas transformándote.

Compartir te expande!

Te abrazo!

E Noelia