Desaprender lo aprendido para reaprender a vivir.

Desaprender no es lo contrario de aprender. No es olvidar lo aprendido, ni dejar de aprender.

Desaprender consiste en ir mucho más allá, consiste en revisar lo que hasta este momento se ha considerado inmutable.

Supone romper nuestros esquemas que tenemos tan asumidos que ni siquiera nos replanteamos cuestionar. Supone cuestionar lo aprendido con el valor de la  experiencia.

Desaprender es no ver absolutos.

No hay dos formas de desaprender iguales. Ya que siempre tiene el objetivo de ver, hacer, sentir, pensar distinto. Tiene el objetivo de crear, re-crear, innovar, reinventar lo que te propongas.

 

Desaprender para mí es una nueva forma de entrenar nuestra plasticidad neuronal, de crear nuevas huellas en nuestro cerebro. De que nuestras neuronas se comuniquen diferente a como lo hacen habitualmente.

 

Principalmente me centro en como desaprender a ver-me, desaprender mis emociones, mis conflictos, mis errores, mi conducta, mi percepción y comportamiento.

Todos estos años como terapeuta, he observado que sabemos amar, pero no amarnos, sabemos ayudar pero no ayudarnos, sabemos que siente el otro pero no nos animamos a sentirnos, sabemos dar más de lo que recibimos.

Ese desequilibrio poco a poco, es el causante de tantos síntomas,  enfermedades, conflictos.

Hemos dejado fijos, estancados e inflexibles conceptos, emociones, situaciones, que además no somos conscientes de ello.

Puedo decir que gracias a desprender a ver-me transforme todo a mi alrededor.

De ahí que decido compartir esta forma de ver, tengo certeza que aporta  alivio, comprensión y un accionar con autoreferencia brutal.

Ahora si lees esto, no pasa nada, Pero si decidís aplicarlo a tu vida, saber que es un camino de ida, que sin darte cuenta vas a empezar a ver distinto, poco a poco. Comenzar a crear nuevas formas de pensar, hacer, sentir, y decir.

 

Es por ello he enumerado 15 formas de desaprender

 

Estas nunca serán fijas y solo son algunas para comenzar

  1. Comenzar  a premiar positivamente el error en tu vida.
  2. Sacar la valoración negativa de tus problemas y conflictos. Todo, aunque hoy no lo sepas, tiene su propósito.
  3. Potenciar tu reflexión siempre que puedas.
  4. Potenciar tu auto-indagación.
  5. Cambia la pregunta ¿Qué haces? Por ¿Qué sentís?
  6. Da más importancia al proceso que al resultado.
  7. Asumir que en toda relación, ambos son maestros y alumnos al mismo tiempo. Toda relación te enseña algo. Relación familiar, de amistad, de pareja, profesor/alumno, vecino/vecina, profesional/cliente, etc.
  8. Más que continuar aprendiendo conceptos, dedícate  a observar tus destrezas y habilidades, son un patrón en todas las áreas de la vida. ¿En que eres bueno? ¿Qué destreza tienes? ¿Qué habilidad son innata en ti?
  9. El aprendizaje no termina nunca si lo decides. Cada día al despertar proponte algo diferente, así sea sinsentido, como salir del otro lado de la cama, o vestirte a una velocidad super-lenta (si eres rápido) o a una velocidad super-rápida (si eres lento). Disfruta de la incomodidad.
  10. No tienes  que salir si o si, de tu zona de confort para aprender algo nuevo, y moldear tu cerebro, hay que cambiar los anteojos que usas, mirar distinto. Salir de tu zona de confort con tus mismos ojos, no tiene sentido, poco a poco obtendrás tu misma realidad
  11. Dedícate a redefinir conceptos básicos desde tu propia experiencia, por ejemplo redefine que es  en tu vida el amor, la paz, la felicidad, las relaciones, las emociones que habitualmente sientes.
  12. Desde pequeños recibimos soluciones. ¿Cómo sería para ti resolver atarte los cordones a tu manera, o como usarías las cosas que te rodean diferente?
  13. Asumir las Nuevas Tecnologías como un medio, no como un fin. ¿Qué crees sobre la tecnología en tu vida? ¿Qué aporta? ¿Qué usos le das?
  14. Transforma la rigidez en flexibilidad. Una gran actividad es la escucha activa. Dejar de escuchar para responder, y escuchar para aprender. Dejar de escuchar para criticar y escuchar para sanar en ti eso que excluís de tu vida.
  15. Si tienes la oportunidad, para a observar los nuevos comportamientos, destrezas y habilidades en los más pequeños, nos dan muchas respuestas a nuestros problemas.

En la era del conocimiento ya nos es suficiente con aprender. Se hace imprescindible desaprender para dar lugar a nuevos procesos mentales, a nuevas destrezas, a nuevos desafíos.

Sólo desaprendiendo serás capaz de ver desde otra perspectiva, una perspectiva neutra, sin valorar antes de actuar. Evitar el pre-juicio, experimentar y crear propios juicios y opiniones que sean flexibles.

 

Si decides autoconocerte, o te encuentras en medio de una crisis existencial, en un sinsentido constante, o vives enojado y no sabes porque, desaprender a ver es una excelente opción.

Es para todos los que quieran hacerlo distinto.

Re-vincular, re-crear lo aprendido con el sentir. Para innovar cada área de nuestra vida.

Para re-inventar-se. Para comprender y transformarse.

 

Desaprender es un término para ti, si quieres ampliar tu mirada, si quieres desarmar tus creencias porque crees que hay algo que te impide avanzar en algún área de tu vida, o si sentís que repetís historias o conflictos.

Abrirnos a otras perspectivas, otras referencias,  reorganizar nuestros mapas mentales para ampliar los conocimientos y habilidades. Conectar con nuestro sentir. Con lo que da sentido a nuestra vida. Mezclar tus hobbies, tu profesión, tus habilidades con el fin de innovar, re-crear o transformar tu realidad.

 

Los 6 pasos para desaprender cualquier conflicto

 

Una breve descripción ya que lo mágico es que puedas hacerlo a tu modo.

1.     PARAR

Es fundamental, si decidís modificar algo en tu vida, hacer un stop. Solo así podrás realizar el paso 2. Es imposible si recién inicias lograr observarte, escucharte y sentirte en tu cotidiano sin estar entrenado.

Esto no significa que tengas que quedarte unas semanas sin hacer nada, no significas que dejes de hacer lo que venís haciendo. Sino un parar tu cinta mental. Elegir un momento del día para rebobinar tus comportamientos, tus conversaciones y te dediques a sentir. Sentir que te generan tus actividades, tus relaciones, tu jefe, tus compañeros, tus hijos, tu pareja, tus padres, y todo lo que te rodea ese día.  Todo y todos sacan algo de ti, sin poner bueno y malo, registra eso.

Escribir un diario personalmente lo creo fundamental y es lo que marca la diferencia en un proceso, tengo muchas razones para recomendarlo, mire donde lo mire, desde la neurología, desde la biología, desde el sentir, desde la emoción, desde desaprender, desde aprender, desde hábitos saludables, desde atención plena, desde la creatividad, es una herramienta por excelencia como base de cualquier “cambio”.

2.     OBSERVAR, ESCUCHAR, SENTIR

Al parar nuestra mente, organizarla, priorizar situaciones, enfocarnos en el objetivo todo esto gracias a la escritura. Podemos conectarnos con observar, escuchar y sentir más fácil. Va a depender cual sean nuestros objetivos.

Ejemplo si quiero  desaprender ese enojo que me sale al ver a determinada persona, tendré que enfocarme, en mi sentir, en que es lo que me molesta, cuando, que tendría que pasar para que no me afecte, si eso que siento lo sentí antes con alguien, o que tipo de personas generan eso en mí, que modifico en mi conducta cuando siento eso.

Redefinir, investigar que emoción es la base, (buscar en google el significado de esas emociones, escribirlas, y reescribirlas con tus palabras). Preguntar, si tienes la oportunidad a padres o tutores quienes te criaron, que es el enojo para ellos. Que les genera esa emoción, o que tipos de personas.

Aplica todo lo que venimos diciendo en cada situación.

3.     ASUMIR

Tomar responsabilidad, si esto está en mi vida es para algo. Y solo tengo que desaprenderlo para reaprender y transformarlo. Aunque no sepamos conscientemente, cualquier conflicto tiene su función.

Entonces, si estas cansado que se reitere en tu vida, es hora de verlo distinto y accionar en consecuencia responsablemente.

4.     INTEGRAR

Este punto es difícil de explicar ampliamente, sin poner un ejemplo. Integrar es hacerlo parte de tu vida, a ese objetivo que quieres desaprender, ya asumiste responsabilidad ahora a hacer.

Empieza a pensar qué tarea o proyecto tienes pendiente en tu vida y no haces justificándote. Hay  que iniciar un nuevo hábito, una nueva decisión en algún área postergada, hacer algo de manera diferente o probar algo nuevo.

Registrarnos, es un gran habito y  para salir del piloto automático, es clave. Aquí integramos todos los puntos anteriores. Parar, observar, escuchar, sentir, escribir.

Registrarnos es, observarnos sin juzgar como bueno y malo. Observar mis comportamientos, mi hacer, mi sentir. Sin valorarlo. Ej.: me pongo ansiosa cuando estoy con fulano. Estoy tranquila cuando camino.

A nuestro cerebro no le gusta esto! ¿Cómo hacerlo un hábito?

Poner alarmas en el celular. 3 al día, al sonar solo hago consciente mi cuerpo, mi postura, si esta relajado, tenso y que estoy haciendo. Si disfruto de eso que hago en ese momento. Respiro a consciencia y sigo el día.

5.     ACEPTAR

Aceptar, recibir tal y como está la situación, agradeciendo tal y como se presenta. Pensar en ese conflicto como algo que nos formó en quienes somos,  si lo veo así es para algo.

Si duele, molesta, desaprenderlo es una opción para transformarlo, no cambiarlo. Practicar estar presentes, ayuda al instante acorde, transitar cada situación sin evitarla, ni disfrazarla.

Aunque nos cueste aceptar, todo está bien en sí mismo, no hay nada que corregir ni cambiar. Sino aprender a transitar.

Aceptar es ver con amor y comprensión, lo que veías con miedo y dolor.

6.     ACCIONAR

Accionar es el paso que confundimos  siempre. Porque estamos ocupados en comprender. Creemos que comprender es lo mismo que hacer, y que tomar conciencia es lo mismo que ampliar conciencia. Y no, todos comprendemos en que se basa una buena y equilibrada alimentación, pero no lo hacemos. Del pensar al accionar hay un camino.

Nos encantan las frases de los grandes maestros iluminados en las redes sociales, pero es hora de practicarlas, pasas a la acción. Y con pequeños pasos eso es posible.

Este paso lo llamo lo complejo de lo simple. Transitar y no evitar, transformar y no cambiar.

Si ya paraste, observaste, escuchaste, sentiste, asumiste, integraste, aceptaste sabes accionar.

No intentes pensar el accionar, sin antes pasar por todos los pasos previos.

Cuando logres poco a poco ir transitando cada circunstancia desde la comprensión y el amor hacia ti mismo, no vas a tener dudas en accionar genuinamente. Te lo aseguro.

Algunas recomendaciones, soltar los ideales (no existen), son ideales. No esperes a que tu mente te diga, “eres el mejor”, “tú puedes con todo”, nunca va a suceder.

 

Tus habilidades, se logran cuando estas en el camino accionando, transitando, cuando abandonas el placer inmediato por tu respeto y tu éxito a largo plazo. En este momento logras  potenciarte en cada paso.

 

Cuando te contactas con tu sentir ya no hay dudas hacia donde, cuando desaprendes tus errores, tus conflictos agarras tu potencial, y no dudas el hacer.

Ampliar tu mirada para que logres observar activamente tu realidad.

No me fue fácil, comenzar a desaprender,  ya que viví más de 27 años con una mente programada que me daba determinados resultados, con huellas mentales muy rígidas, que no toleraban el no control, ni los errores. Que disfrazaba al miedo, y evitaba el sentir.

Y este camino recién comienza…

Te invito a desaprender a ver con propósito como primer paso a tu trasformación. Poder tomar todo lo que aprendiste, observar que te impide avanzar hacia el objetivo, quitar lo que sobra…

Sí, por primera vez en tu vida veras que no te falta nada, que todo está ahí, a tu servicio, veras como sobran creencias y referencias viejas, y como transformarlas, dándoles la función que se merecen

Cada estructura y conflicto tienen su función, te invito a descargar mi Guía Práctica de regalo y veas como transforme un gran conflicto, una gran estructura muy ciega en mi vida, como era mi desvalorización. Pude desaprender a verla y ver la gran e inmensa función que tuvo en mi vida.

Desde este lugar es que tengo certeza que cada conflicto viene a darnos grandes oportunidades, solo hay que desaprender a verlos. Y ver su maravillosa función.

¡Lo mismo con mi “crisis existencial” fue mi mejor conflicto! Próximamente les contare.

 

Terminar con la inercia de “siempre se hizo así”, del “deber ser”  de lo que “se puede y lo que no” y del “eso me dijeron” dar paso a nuestra creatividad, a nuestro sentir, nuestro corazón que nos impulsa a romper con lo establecido y comenzar a hacerlo diferente.

No sé ustedes pero yo, no era 100% feliz no por lo que me faltaba sino por la cantidad de cosas que me sobraban.

Me sobraba, miedo muy escondido y disfrazado, desvalorización, trabas, angustias, creencias de lo que era, control, autoexigencia, cosas materiales con carga emocionar a las cuales me aferraba, corazas de todo tipo y color, mi energía masculina con una careta de falsa autoestima, mi energía femenina con carteas de baja autoestima, y puedo seguir…

Por eso desaprender a ver mi vida, mis conductas, mis resultados y comportamientos, me permitió observar activamente, cuestionar con los ojos de la experiencia mis propias creencias, y darle función a mis conflictos, para reaprender poco a poco a vivir con ellos.

En la era de la información, donde todo está disponible, es cada vez más frecuente casos de personas que pierden el sentido de sus vidas, cada vez más personas insatisfechas, buscando la felicidad.

Cada vez más personas con ansiedad y depresión, dos conflictos que nos separan del aquí y ahora. Uno nos lleva al futuro y otro al pasado.

Y todo esto porque solo nos han enseñado a que hay algo afuera que te da felicidad, y tienes que aprender y aprender en el área que sea, para encontrar lo que deseas. Y así pasamos la vida buscando.

Y al mínimo choque de tus creencias con las de otros, tu mundo se viene abajo.

 

Porque tu mente no está entrenada para  adaptarse a los cambios, para desaprender, para transformar lo que sabes integrando algo nuevo, para integrar lo distinto o para mezclar conocimientos de varias disciplinas e innovar, ni para transformarte personalmente sin miedo, ni para re-crear tus hábitos y rutinas con un propósito, y puedo seguir con más ejemplos, de para que nos sirve desaprender

 

Solo sabemos cambiar mediante el conflicto. O cambiar cuando estamos agotados de aguantar situaciones. O cambiar cuando un síntoma o enfermedad llega. Hoy, ya no hace falta pasar grandes cosas para transformarnos. Hoy tenemos la capacidad de anticiparnos y rediseñar a modo preventivo cualquier área de nuestra vida.

 

¿Entonces? ¿Qué áreas de tu vida te gustaría re-crear? ¿En qué área de tu vida te gustaría ampliar tu mirada para un hacerlo distinto?

¿Desaprender a ver tus relaciones? ¿Desaprender a ver tus emociones? ¿Desaprender a ver-te? ¿Desaprender a ver tus habilidades? ¿Desaprender a ver tu trabajo? ¿Desaprender a ver tus conflictos y errores?

Cuéntame que quieres reaprender y transformar en tu vida!

Como siempre digo, si tu ego aun no te deja mostrarte, puedes escribir anónimamente!! Engañaremos a tu ego, mientras  tu alma, tu parte más sabia, tu consciencia original te sana y te pone en coherencia

 

Compartir te expande!!

Te abrazo!

E Noelia